Categorías
Europa Noticias Para pensar

El quiero y no puedo de la UE en los Balcanes occidentales

Se ha celebrado en la ciudad eslovena de Brdo la cumbre UE-Balcanes Occidentales, en lo que ha supuesto un nuevo intento de los 27 de afrontar el desafío europeo de incorporar la región a la Unión y concluir así el proceso de ampliación en una zona que ha protagonizado los conflictos históricos más trágicos en el continente.

15/10/2021

Se ha celebrado en la ciudad eslovena de Brdo la cumbre UE-Balcanes Occidentales, en lo que ha supuesto un nuevo intento de los 27 de afrontar el desafío europeo de incorporar la región a la Unión y concluir así el proceso de ampliación en una zona que ha protagonizado los conflictos históricos más trágicos en el continente.

Pero la agenda de la UE, pendiente de la conformación del nuevo gobierno alemán, así como el escaso cumplimiento de las reformas por parte de los candidatos a la adhesión, con las que Bruselas condiciona la entrada en el club, sigue impidiendo avances sustanciales en dicho proceso. En ese querer y no poder, la única solución que se les ha ocurrido a los líderes de los Estados miembros y a la Comisión Europea ha consistido en ofrecer ventajas económicas a los países de los Balcanes para compensar el retraso de la ampliación. Un síntoma claro de que somos conscientes de la importancia de controlar la zona e impedir que caiga bajo la influencia de Rusia o de China, y de que mientras no cumplan nuestras condiciones, al menos, habrá que tenerles contentos.

UN PROCESO DISPAR

La Unión ha desarrollado desde hace décadas una política de apoyo a la integración progresiva en su seno de los países de los Balcanes Occidentales. El 1 de julio de 2013, Croacia se convirtió en el primero de los siete países de la región en ingresar en la Unión. Montenegro, Serbia, la República de Macedonia del Norte y Albania son candidatos oficiales. Se han abierto negociaciones y capítulos de adhesión con Montenegro y con Serbia; mientras que Bosnia y Herzegovina y Kosovo son candidatos potenciales. Situaciones muy diversas para Estados muy diferentes. Es evidente, que la potencia de la región, Serbia, es la que más complica una integración del área en su conjunto en la UE. Sus históricas relaciones con Rusia se mantienen y ello provoca los recelos de Berlín. Pero el principal problema de todos ellos reside en el escaso grado de cumplimiento de las reformas condicionales que Bruselas ha estipulado para convertirse en miembros de la Unión. Por un lado, la convergencia económica con la media de la UE y, por otro, el respeto de los valores democráticos y de los derechos humanos, son los listones que deben franquear los candidatos balcánicos.

AYUDAS MIENTRAS NO LLEGUE LA ADHESIÓN

Para compensar ese continuo bloqueo del proceso de adhesión, los 27 han ofrecido una batería de ventajas económicas y una estrecha cooperación política a los seis países de los Balcanes que se quedaron descolgados de la gran ampliación del club comunitario hacia el este del continente. La jugosa oferta incluye desde facilidades a las exportaciones hasta la supresión de los costes del roaming en telefonía móvil, por un monto total de 27.000 millones de euros. De fondo, lo que se trasluce con esta política de compensación no es sino la enorme preocupación que la UE tiene de perder el control de la región, que podría caer bajo la influencia de Rusia o de China. Tras el Brexit, la incorporación de los Balcanes Occidentales cerraría continentalmente el proyecto europeo y vendría a poner fin al germen de históricos conflictos bélicos que se han originado en la zona. Una obligación que, sin embargo, de no llevarse a cabo de forma ordenada, podría convertirse en otro fiasco como representan alguno de los Estados del Este – Polonia o Hungría – cuya adhesión precipitada supone hoy un continuo dolor de cabeza para Bruselas.

DUELO HEGEMÓNICO FRANCO-ALEMÁN

Además, la adhesión de los Balcanes Occidentales a la UE supone un nuevo duelo por la hegemonía territorial en la Unión. Si con la ampliación al Este, Alemania extendía su fortaleza en la toma de decisiones con Estados que claramente están bajo su área de influencia, la gota que colmó el baso lo supuso la entrada de Croacia y Eslovenia. Con ellos entre los 27, se abría la puerta al resto de los países balcánicos expandiendo Berlín hacia el Sur su influencia. Ello explica que sea Francia quien más pegas pone a la adhesión balcánica, pues, con ello quedaría prácticamente aislada ante el enorme peso de los países germanófilos. También existen problemas con los Estados fronterizos de la UE y los de los Balcanes. Grecia o Bulgaria han planteado contenciosos territoriales y para colmo de absurdos, España no reconoce a Kosovo, por temor al precedente que pudiera suponer ante las pretensiones de los independentistas catalanes. Tantos obstáculos como deseos difíciles de conjugar. De momento, regamos los Balcanes de euros para mantener el interés de los balcánicos de ser europeos.