Categorías
Europa Noticias Para pensar

Las nuevas leyes verdes europeas para transformar la economía y la sociedad

Esta semana en Bruselas la Comisión Europea ha presentado, a bombo y platillo y ante una repleta sala de prensa, su inmenso paquete legislativo en materia de clima, energía, uso del suelo, transporte y fiscalidad, a fin de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % de aquí a 2030, en comparación con los niveles de 1990.

17/9/2021

Esta semana en Bruselas la Comisión Europea ha presentado, a bombo y platillo y ante una repleta sala de prensa, su inmenso paquete legislativo en materia de clima, energía, uso del suelo, transporte y fiscalidad, a fin de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % de aquí a 2030, en comparación con los niveles de 1990. Europa quiere convertirse en el primer continente climáticamente neutro del mundo de aquí a 2050 y hacer realidad el Pacto Verde Europeo. Dicho así, todo son bondades, pero la realidad de esta etapa de transición a la que nos enfrentamos tiene ineludiblemente brechas que cubrir, ganadores y perdedores, sectores muy afectados y puestos de trabajo que desaparecerán.

LEGISLACIÓN INTEGRAL E INTERRELACIONADA

El paquete legislativo aborda los siguientes aspectos: la aplicación del comercio de derechos de emisión a nuevos sectores y refuerzo del actual régimen de comercio de derechos de emisión de la UE; intensificar el uso de las energías renovables; incrementar los niveles de eficiencia energética; un despliegue más rápido de los sistemas de transporte de bajas emisiones y de la infraestructura y los combustibles que emplean; el ajuste de las políticas fiscales a los objetivos del Pacto Verde Europeo; medidas para evitar la fuga de carbono y, por último, instrumentos para preservar y potenciar nuestros sumideros naturales de carbono. En los dieciséis últimos años, se han conseguido reducir las emisiones de la generación de electricidad y de las industrias de gran consumo de energía en un 42,8 %. La Comisión propone ahora eliminar gradualmente los derechos de emisión gratuitos para la aviación e incluir por primera vez las emisiones del transporte marítimo. Para responder al hecho de que no disminuyen las emisiones del transporte por carretera y los edificios, se establece un nuevo régimen de comercio de derechos de emisión para la distribución de combustibles para el transporte por carretera y los edificios.

LAS OBLIGACIONES DE LOS ESTADOS MIEMBRO

Se establece que los Estados miembros deben gastar la totalidad de sus ingresos procedentes del comercio de derechos de emisión en proyectos relacionados con el clima y la energía. Una parte específica de los ingresos procedentes del nuevo sistema para el transporte por carretera y los edificios debe abordar el posible impacto social en los hogares vulnerables, las microempresas y los usuarios del transporte. El Reglamento de reparto del esfuerzo, asigna objetivos reforzados de reducción de emisiones a cada Estado miembro para los edificios, el transporte por carretera y marítimo nacional, la agricultura, los residuos y las pequeñas industrias. Los Estados también comparten la responsabilidad de retirar carbono de la atmósfera, por lo que el Reglamento sobre el uso de la tierra, la silvicultura y la agricultura establece un objetivo global de la UE para la absorción de carbono por los sumideros naturales, equivalente a 310 millones de toneladas de emisiones de CO2 para 2030. Los objetivos nacionales exigirán a los Estados miembros que cuiden y amplíen sus sumideros de carbono para alcanzar este objetivo. 

OBJETIVOS Y TRANSICIÓN JUST

De aquí a 2035, la UE deberá alcanzar la neutralidad climática en los sectores del uso de la tierra, la silvicultura y la agricultura, incluidas también las emisiones agrícolas distintas del CO2, como las derivadas del uso de fertilizantes y la ganadería. Entre otros muchos objetivos se establece un plan para plantar tres mil millones de árboles en toda Europa de aquí a 2030. La producción y el uso de la energía representan el 75 % de las emisiones de la UE, por lo que es crucial acelerar la transición hacia un sistema energético más ecológico. La Directiva sobre fuentes de energía renovables fijará un objetivo más ambicioso a fin de producir el 40 % de nuestra energía a partir de fuentes renovables de aquí a 2030. El sector público tendrá que renovar el 3 % de sus edificios cada año para impulsar la ola de renovación, crear puestos de trabajo y reducir el consumo de energía y los costes para el contribuyente. Unas normas más estrictas en materia de emisiones de CO2 para turismos y furgonetas acelerarán la transición hacia una movilidad sin emisiones, al disponer que las emisiones de los vehículos nuevos disminuyan un 55 % a partir de 2030 y un 100 % a partir de 2035 en comparación con los niveles de 2021. Como consecuencia de ello, todos los vehículos nuevos matriculados a partir de 2035 serán de cero emisiones. El nuevo Fondo Social para el Clima se financiará con cargo al presupuesto de la UE, utilizando un importe equivalente al 25 % de los ingresos previstos del comercio de derechos de emisión para los combustibles de la construcción y el transporte por carretera. Aportará 72.200 millones de euros en concepto de financiación a los Estados miembros para el período 2025-2032 y movilizará 144.400 millones de euros para una transición socialmente justa.